Centella asiática: beneficios y propiedades

La centella asiática es una planta de de alta resistencia que nos llega desde la franja tropical de Asia. Podemos destacar que es una planta con un gran poder cicatrizante y reepitelizante además de presentar una capacidad antiséptica.

Origen de la centella asiática

La Centella Asiática es una planta trepadora y como tal, de alta resistencia que nos llega desde la franja tropical de Asia, como bien indica su nombre. Es una planta que se caracteriza por su capacidad regeneradora de los tejidos celulares y su altísima cualidad como cicatrizante.

La centella asiática o hydrocotyle es conocida en Asia como “La hierba de los tigres” porque los cazadores seguían el rastro de estos animales observando las plantas centellas, ya que los tigres heridos tenían la costumbre de revolcarse en los arbustos para curarse las heridas.

Esto dio paso a una hermosa leyenda donde un leñador herido por el padre de su amada, habituado a la vida en la selva y observador de las costumbres de los animales que la habitan, curó la herida con centella asiática en sólo una noche y ese milagro obligó a su agresor a concederle la mano de su hija, enriqueciéndose luego con la venta del ungüento de esa planta.

Centella asiática, evidencias científicas

Centella asiáticaLa primera evidencia científica data de 1852, cuando el Dr. Boileau al tratarse en su propio cuerpo la enfermedad de la lepra contraída en la India con Centella Asiática y recuperándose de la misma, lo que desencadenó en una serie de estudios en Europa y Asia que culminó muchos años después con el descubrimiento de su principio activo más importante, el asiaticósido y su aislamiento. A partir de ahí, la experimentación y descubrimientos de sus componentes se han sucedido hasta nuestros días.

Para que la Centella Asiática desarrolle su máximo nivel terapéutico debe ser sometido a ciertas limitaciones ambientales y es entonces cuando libera la máxima cantidad de triterpenos y sintetice otras sustancias cuyo objetivo es aumentar sus defensas para protegerse  de agresiones de parásitos y que son las que la hace efectiva a nivel terapéutico, con un índice casi inexistente de reacciones o efectos secundarios no deseados en su aplicación en las personas tanto a nivel tópico como ingerido.

Un descubrimiento esencial para la cosmética natural

El Dr. Boileau lo descubrió como un tratamiento complementario a la enfermedad de la lepra y sus efectos colaterales en el sistema circulatorio, por lo que es usada después de varios estudios clínicos en insuficiencias venosas, varices, hipertensión arterial, aplicándolo en crema en el llamado síndrome de la clase turista en vuelos intercontinentales, pero merece un capítulo aparte la estética.

El auténtico boom de la Centella Asiática se produjo cuando se empezó a aplicar con éxito para el tratamiento estético. El descubrimiento de su capacidad anticelulítico y reductor, gracias a sus propiedades circulatorias. La celulitis es una de las máximas preocupaciones estéticas sobre todo en la mujer. En todos los productos, cremas, jabones, geles exfoliantes, etc..,  que una mujer pueda tener en casa para el tratamiento de la celulitis, es prácticamente seguro que tendrá como uno de sus componentes la Centella Asiática.

Eso no hace que la Centella Asiática se aplique solamente por vía tópica, sino que también existen productos en forma ingerida, en cápsulas pero principalmente como infusiones, que además de aportar en dos o tres tomas diarias sus cualidades anticelulíticas, también actuará, por mimetismo, como diurético natural mejorando la retención de líquidos. Si no es posible tomar la infusión dos o tres veces al día, existe también la opción de las grágeas o cápsulas, igualmente efectiva

Siguiendo las recomendaciones indicadas en el producto y bajo la supervisión de un profesional de la salud, no se le conocen efectos secundarios negativos, por lo que supone una planta muy atractiva para nuestra salud.

Centella Asiática, propiedades naturales

Los elefantes son, desde tiempos inmemoriales, los estandartes de la resistencia y la longevidad así como ejemplos de la capacidad memorística y de recuerdo.

Los elefantes comen hierbas, pero una de sus preferidas es la Centella Asiática (Hidrocotyle Asiatica) y por ello, los antiguos habitantes de la India hicieron rápidamente la asociación. Esa planta cuyas hojas se encuentran en su parte baja, tiene algo que ver con las capacidades de los elefantes y consecuentemente, si se ingieren deben proporcionárselas a quien las coma.

Centella asiática

No estaban muy desencaminados quienes eso pensaban. Por una parte nos encontramos ante una planta con un gran poder cicatrizante y reepitelizante además de presentar una capacidad antiséptica. Quizá eso les hacía pensar que gracias a ella se recuperaban antes de las heridas, lo cual es cierto. Además, internamente, es tónico y antidepresivo, lo que desemboca en más energía y optimismo.

Beneficios para la piel

Es un excepcional complejo antiarrugas y renovador de los tejidos. Se obtienen óptimos resultados incluso para las arrugas más acusadas, cicatrices e imperfecciones de la piel debidas al paso del tiempo.

Controla la formación de las fibras colágenas y elásticas. Su ligereza se hace imperceptible al tacto, sin perder por ello la efectividad de los principios activos que contiene. Su presencia en una crema hidratante la hace ideal para todo tipo de cutis, incluso las pieles con acné, por su gran poder cicatrizante.

Por ello, desde antiguo, en la medicina ayurvédica, en la que se le conoce con el nombre de brahmi, se considera a la Centella Asiática  como una planta de poderes extraordinarios, casi mágicos, por sus cualidades cicatrizantes, relajantes y por su efectividad en el tratamiento de quemaduras y picores.

Su uso aparece reflejado en escritos sánscritos de más de 3.00 años de antigüedad, preferentemente, como hemos dicho para el tratamiento de afecciones cutáneas, aunque dependiendo de las zonas se aplican para otros usos, lo que demuestra su alta cualidad terapéutica.

Estas propiedades han hecho que hoy día esté extendida por todo el mundo por sus cualidades terapéuticas, pero sobre todo en el mundo de la estética. También en cremas para la psoriasis, llagas y acné.

¿Para qué sirve de la centella asiática?

Centella asiática

Por todo ello, está indicada en casos de úlceras, heridas, eczemas, quemaduras, psoriasis, conjuntivitis, faringitis, etc. Todo ello en aplicaciones sobre la piel.

Ingerida se utiliza para proteger los vasos sanguíneos y en estados de depresión.

Igualmente, debido a sus propiedades como tonificadora de los capilares sanguíneos y reepitelizante, se utiliza en tratamientos contra la celulitis

¿Cómo se toma la centella asiática?

En lo tocante a su dosificación, podemos usarla aplicándola sobre la zona afectada de la piel en forma de cataplasmas de planta fresca. [1]Bibliografía de dosificación: Fitoterapia. Vademécum de Prescripción, Masson, Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia y Asociación Española de Médicos Naturistas

  • Polvo: se puede aplicar dos veces al día también sobre la zona a tratar.
  • Infusión: se recomienda una cucharadita de café por taza, pudiendo tomar tres tazas al día.
  • Extracto fluido (1:1): se recomiendan de 10 a 30 gotas tres veces al día.
  • Tintura (1:10): 50 gotas tres veces al día.
  • Extracto seco (5:1): 100 mg de una a tres veces al día.

Contraindicaciones

Sus contraindicaciones se centran en el sistema digestivo, ya que no se recomienda su uso en úlceras gastroduodenales.

Igualmente, debemos poner especial atención en el uso de esta planta, ya que posee cierta cantidad de principios tóxicos.

Debido a ello, a dosis altas actúa como estupefaciente y narcótico, produciendo dolores de cabeza, vértigos, hipotensión e insuficiencia respiratoria. Igualmente, un uso excesivo en aplicaciones tópicas puede dar lugar a fenómenos de hipersensibilidad.

Referencias[+]

Deja un comentario