El Colesterol - Artículo informativo de Rafael Sánchez - Naturópata

Nuevo

El Colesterol - Artículo informativo de Rafael Sánchez - Naturópata Ampliar

¿Tenemos claro qué es eso llamado colesterol?

Más detalles

Más

EL COLESTEROL

Estamos en la época del colesterol. Desde los medios de publicidad hasta la consulta del médico, es un tema que resulta omnipresente. Se nos repite constantemente que debemos vigilar nuestros niveles de colesterol y hasta parece que cuando nos hacemos una analítica, lo primero que vamos a mirar son los niveles de éste.

Pero ¿tenemos claro qué es eso llamado colesterol? ¿Tenemos bien clara la diferencia entre el llamado “colesterol bueno” y el llamado “colesterol malo”? ¿hay uno bueno y otro malo?  

¿QUÉ ES?

El colesterol es una grasa que el organismo usa para la formación de hormonas esteroideas como la progesterona, testosterona, cortisol y estradiol, forma parte de las membranas de las células, ayuda en la absorción de las grasas, a la producción de vitamina D y lleva a cabo, como todas las grasas, una labor de protección orgánica.

En todas las células del cuerpo se puede encontrar colesterol, pero es el hígado el que sintetiza aproximadamente la mitad del colesterol de todo el organismo.

Existen asimismo dos proteínas principales que son las encargadas de transportar el colesterol. La LDL y la HDL. La primera, cuyo nombre proviene de las siglas Low Density Lipoprotein (lipoproteína de baja densidad), es la encargada de transportar el colesterol a los diversos tejidos del cuerpo. La segunda, High Density Lipoprotein (lipoproteína de alta densidad), es la encargada de transporta el exceso de colesterol desde los tejidos al hígado. Sin el LDL el colesterol no sería distribuido a los tejidos del cuerpo y no sería posible su existencia. Sin embargo, un exceso de ésta lipoproteína se puede acumular en las arterias provocando problemas de circulación con sus diversas derivaciones.

Es por ello por lo que habitualmente se conoce al LDL como “colesterol malo”. No porque sea malo en sí o porque cumpla una función negativa para el organismo, sino porque si bien es absolutamente necesario para la vida, su exceso puede ser perjudicial. EL HDL, si bien tampoco se considera positivo tener valores muy elevados, al transportar el colesterol al hígado, se considera menos dañino, ya que el órgano se encarga de su síntesis y es más difícil que ello lleve a problemas de salud.

Se han establecido unas medidas generales en los valores de LDL y HDL por parte de la Sociedad Europea de Cardiología que actualmente se sitúan en valores menores a 190 mg/dL en el colesterol total y en valores menores de 115 mg/dL de LDL en personas que no han tenido enfermedades cardiovasculares. Para personas que han tenido problemas cardiovasculares o bien tienen diabetes, los valores de referencia son más bajos como medida preventiva y se sitúan en un colesterol total por debajo de 175 mg/dL y un LDL por debajo de 100 mg/dL.


HIPERCOLESTEROLEMIA Y PROBLEMAS DERIVADOS
 

El aumento de los niveles de colesterol se denomina hipercolesterolemia. Puede derivarse de factores como la obesidad, la falta de ejercicio, el estrés, el consumo de tabaco o una dieta rica en proteínas animales. Sin embargo existe una predisposición genética a padecer hipercolesterolemia llamada hipercolesterolemia familiar que puede ser debida a una mutación en los receptores de LDL en las paredes de las células. Ello provoca que el colesterol no penetre en las células y permanezca en la sangre con el consiguiente peligro de que se deposite en las paredes arteriales.

La ateriosclerosis es debida a la deposición de células con LDL en las paredes de las arterias. Ello desemboca en la formación de placas de ateroma, las cuales van estrechando la luz de la arteria (la parte por la que circula la sangre) dificultando el flujo sanguíneo. Dichas placas pueden desprenderse produciendo un trombo que llegue a obstruir la arteria. En cualquiera de los dos casos el corazón puede no recibir la cantidad de oxígeno necesaria y producirse un accidente isquémico que puede ser una angina de pecho o un infarto de miocardio. 

AYUDAS

Desde las técnicas naturales podemos evitar aumentos indeseables de los niveles de colesterol. Lo esencial es comprobar si nuestra alimentación es la adecuada, ya que, como se ha comentado antes, se deben evitar los excesos de proteínas animales y consumir verduras, frutas, legumbres y fibra. Igualmente es recomendable evitar las conservas y las salsas industriales.

En lo tocante a plantas, podemos optar por la Lecitina de Soja y el Salvado de Avena para solubilizar el colesterol. Plantas que ayuden al funcionamiento hepático como la Alcachofera (Cynara Scolymus, contraindicada en obstrucción de vías biliares y en lactancia) o el Boldo (Peumus Boldus, con las mismas contraindicaciones que la anterior) favorecerán la regulación por parte del hígado y la vesícula. Productos como el Picolinato de Cromo o la Vitamina C también serán favorables para estos casos. Igualmente son beneficiosos los aceites de pescado.

Por parte de la homeopatía, nos encontramos ante un problema en el que no se puede generalizar y en el que un homeópata debe realizar una evaluación más individual de la persona, de sus costumbres, de su forma de vida, etc. Sin embargo, puede ayudar de manera sintomática el Cholesterinum a una dilución alta (a baja dilución lo aumentaría) si bien debe ser evaluado por un profesional.

Por Rafael Sánchez
Naturópata
Madrid

Recuerde que obtendrá un 5% de descuento del total de su compra
Para más información consultar

Por volumen de compra podrá coger un regalo
Escoja aquí su regalo

Marcas

Artículos informativos aportados por profesionales de la Salud Natural

Redes Sociales

Consultar productos

Consulta
¿No encuentra el producto que necesita?

Información

Newsletter casapià

Regalo por compra

Regalo seguro
¡Más de 150 REGALOS para escoger!

Artículo informativo

Agua Hidrogenada
Información del Agua Hidrogenada.
Aceptar la política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si acepta y continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.