Dar crema de cacahuete para reducir alergias desde pequeños

La crema de cacahuete, según estudios británicos, prevendría hasta 10.000 nuevos alérgicos al año en ese país.

¿Cuál es el origen de esta afirmación?

Diferentes estudios científicos han demostrado que la introducción precoz de alimentos potencialmente alergénicos -como los cacahuetes- en la alimentación del lactante tiene un efecto preventivo en el desarrollo de alergias alimentarias.

Esta nueva visión es contraria a las prácticas de los años 2000 donde la intuición de que exponerse a los alérgenos durante los primeros meses de vida o durante la gestación podía ser causa de intolerancias hizo que, las guías pediátricas de países como UK o USA recomendaran la exclusión de alérgenos de los bebes con riesgo de alergia e incluso de las madres durante la gestación y lactancia.

Dichos estudios revelan que en países donde se introducen los frutos secos en la dieta infantil desde una etapa temprana, se observa una menor incidencia de alergias.

¿Cuál es la mejor edad para introducir crema de cacahuete?

Al contrario de la creencia popular, investigadores británicos observaron que, si se introducían los cacahuetes en forma de crema a los 6 meses – a los 4 en bebés con eccemas-, se reducía en un 77% las posibilidades de alergias a estos. No debiéndose dar frutos secos enteros o en trocitos a los niños para evitar el riesgo de atragantamiento, sino que siempre debe ser en formato crema.

Es importante que la crema contenga únicamente fruto seco, sin ingredientes adicionales, como las cremas de frutos seco 100% de Solo Nuts.

Si la introducción de ese tipo de alimentos se retrasaba hasta el primer año de vida, la reducción de las alergias se reducía a un 33%. Por lo que es importante que la introducción se introduzca de forma controlada a partir de los 6 meses.

¿Cómo empezar a introducir crema de cacahuete?

Se recomienda hacerlo durante el día, de forma progresiva y observar al peque durante las 2h posteriores a la ingesta.

Puede introducirse con naturalidad (no como si fuera un medicamento) y de forma continuada en alimentos como la leche, empleando hasta tres cucharadas pequeñas de crema de cacahuete tres veces a la semana. Y no significa que se deba abandonar la lactancia ya que: “ambas son compatibles”.

Ideas de recetas para los más pequeños:

  • Crema de cacahuete mezclada con un yogur
  • Crema de cacahuete sobre una pieza de fruta
  • Tortitas con harina de avena, leche y crema de cacahuete

Fuentes:

https://www.jacionline.org/article/S0091-6749(22)01656-6/fulltext

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19000582/

Deja un comentario