Celidonia: Propiedades de la Planta Medicinal

La celidonia es una planta que aporta múltiples beneficios para el ser humano aunque resultar peligrosa por su contenido en alcaloide. Considerada «planta milagrosa» por curar verrugas y cerrar heridas de forma rápida y eficaz.

Así como, por sus propiedades coleréticas, antiespasmódicas, analgésicas, antitusivas, antiasmáticas, antivíricas, etc.

¿Qué es la celidonia?

La celidonia (Chelidonium majus) es una hierba vivaz perteneciente a la familia de las papaveráceas. Suele alcanzar el metro de altura y tiene flores de un amarillo intenso y pétalos en cruz. Si se corta el tallo o el rabillo de las hojas mana un jugo anaranjado que puede resultar tóxico en contacto con la epidermis o los ojos.

La planta se encuentra fácilmente en lugares frescos y sombríos, como en ruinas de casas, muros y peñascos. Abunda sobre todo en la mitad septentrional de la Península Ibérica y es más raro encontrarla hacia el sur.

Floración y recolección

La celidonia florece entre marzo y abril. De la recolección interesan las partes aéreas, la raíz y el rizoma.

Se recomienda recoger la planta antes de la floración y para la raíz esperar hasta el otoño, que es cuando posee más concentración de principios activos.

Es conveniente usar guantes para arrancar las partes aéreas, por lo que hemos comentado anteriormente sobre su jugo. Seguidamente, se pone a secar en capas finas sobre cañizo o en secadero, a una temperatura máxima de 35ºC.

Aplicaciones

Antes de describir sus propiedades, hay que advertir que es una planta muy tóxica, por lo que debe utilizarse con extremada prudencia. Se han hallado alcaloides en la raíz, látex, hojas y tallo; estos alcaloides se hallan combinados con diversos ácidos orgánicos.

Las semillas son muy ricas en aceite, que puede sumar hasta el 60% de su peso.

La medicina popular ha atribuido tantas propiedades a esta hierba que sería imposible enumerarlas todas; pero su toxicidad es conocida desde hace tiempo, por lo que solo se recomienda su uso por vía externa.

La práctica más extendida, y al parecer la que mejor resultados da, es la de utilizarla para cauterizar verrugas gracias a sus propiedades cáusticas e irritantes. Se le reconocen, por vía interna, propiedades sedantes, analgésicas, antiespasmódicas y antitusivas.

En cambio, al tratarse de una planta de difícil manejo por vía interna, se recomienda limitar su uso y emplear el jugo conforme se extrae de la planta para quemar las verrugas. Se sabe que en algunas ocasiones su poder cáustico supera al ácido salicílico y al ácido nítrico.propiedades-celidonia.jpg

Además, es una hierba que cuenta con una larga historia. Recibe el nombre de golondrinera por nacer cuando vienen las golondrinas y morir cuando se van.

Antiguamente, se creía que era un buen remedio contra la ictericia y otros problemas hepáticos. Incluso los alquimistas, emplearon esta planta en la búsqueda de su piedra filosofal. Asimismo, cuentan que de ahí procede su nombre, ya que la denominaban «celi dorum», que significa don del cielo.

¿Cómo se usa la celidonia?

Por vía interna puede producir narcosis, parálisis de las terminaciones nerviosas y respiración lenta; administrada de forma continuada se dice que puede ser cancerígena. Por tanto, solo se describe su uso tópico.

¿Cómo se curan las verrugas con celidonia?

A partir de látex fresco, se aplica 2 o 3 veces al día sobre las verrugas, cuidando de proteger las zonas circundantes con vaselina. También se puede aplicar el polvo de látex y cubrir la verruga con una gasa.

 

Deja un comentario