Casa Pià
Página dedicada a ofrecer información recopilada sobre Salud Natural
Enfermedades y Remedios

Plantas Medicinales Flores de Bach

Complementos Dietéticos Alimentación Natural Cosmética Natural Vitaminas
Naturales
Minerales y
Oligoelementos
 

 

Índice:

TERPENOS

  • Ácidos fenólicos
  • Flavonoides
    • Compuestos
      relacionados
    • Otros compuestos fenólicos

COMPUESTOS AZUFRADOS

  • Heterósidos
    sulfocianogenéticos
  • Tiosulfonatos
    Indoles
  • Ácido alfa lipoico
  • Polisacáridos de origen fúngico

FITOQUÍMICOS: NUTRIENTES DEL FUTURO
Mikel García Iturrioz. Director Técnico de Solgar España

TERPENOS
Son moléculas muy abundantes en los vegetales y su clasificación se determina por el número de isoprenos que contienen: monoterpenos (dos isoprenos), diterpenos (4 isoprenos), triterpenos (6 isoprenos), tetraterpenos (8 isoprenos), politerpenos (macromoléculas compuestas por un gran número de unidades de isopreno). Dentro de este grupo se incluyen los carotenoides y limonoides, entre otros.

Se encuentran en los alimentos verdes, productos de la soja y en los cereales, constituyen uno de los grupos más amplios de fitonutrientes. Actúan como antioxidantes protegiendo los lípidos, la sangre y demás fluidos corporales del ataque de radicales libres de especies del oxígeno, como oxígeno singlete, y radicales hidroxilo, peróxido y superóxido.

Inicio

Carotenoides naturales
Esta subclase de terpenos son pigmentos que otorgan el color a muchas frutas y verduras amarillas, naranjas y rojas. Incluso se ha hallado que los carotenoides confieren brillantes colores a los animales, por ejemplo, los flamencos y los crustáceos deben su color a los carotenoides que previamente obtienen con su dieta. Las yemas de huevo son amarillas por la presencia de carotenoides, que además protegen a las grasas insaturadas que contienen.

Los carotenoides son una familia de aproximadamente 700 moléculas liposolubles que únicamente son producidas por el fitoplancton, algas, plantas, y un número limitado de hongos y bacterias. La familia de los carotenoides incluye dos tipos distintos de moléculas. Un tipo, los carotenos, se clasifican químicamente como tetraterpenos. Este tipo de carotenoides se puede dividir a su vez en provitamínicos (alfa, beta y gamma carotenos) y los no provitamínicos (licopeno, fitoeno y fitoflueno).
El segundo tipo de carotenoides, las xantófilas, comprende los compuestos químicos conocidos como xantófilas u oxicarotenoides, son alcoholes carotenoides y cetocarotenoides. En esta segunda categoría están incluidas las moléculas criptoxantina, luteína, zeaxantina, cantaxantina, capsantina, equinenona y astaxantina.

El beta caroteno se encuentra en los vegetales amarillo-anaranjados como el melón, mango, papaya, albaricoques, zanahoria, calabaza, etc. y en los de color verde oscuro, como el brócoli, coles de Bruselas, achicoria, etc. Aporta la mejor conversión de carotenoides en vitamina A pero requiere un buen estatus proteico, hormonas tiroideas, zinc, vitamina E y vitamina C para facilitar esta conversión. La conversión decrece según el estatus de vitamina A llega a niveles óptimos. El beta caroteno está frecuentemente en deficiencia en las células epiteliales de la vagina en pacientes que sufren candidiasis vaginal, por lo tanto la suplementación puede reducir su recurrencia.

Los productos de carotenoides pueden contener una forma sintética de beta caroteno, el cuál es más barato pero de menor calidad y actividad. Además, estudios como los de Finnish y Caret, recomiendan que toda formulación compuesta de carotenoides no debe basarse únicamente en la concentración de beta caroteno sino en el equilibrio y actividad de un espectro de carotenoides. De hecho, muchos estudios demuestran que altos niveles de beta caroteno pueden dificultar la absorción y utilización de otros importantes carotenoides.

El beta caroteno natural de origen marino se extrae del alga Dunaliella salina, alga unicelular oceánica, que aporta una mezcla de carotenoides. Otra opción saludable que aportará una mezcla de carotenoides naturales es el aceite de palma. También se podrá obtener beta caroteno natural para la elaboración de suplementos del aceite de zanahoria (pero este tan sólo aporta beta caroteno). Las fuentes dietéticas más comunas son la zanahoria, el melocotón y las espinacas.

El alfa caroteno es 38% más potente como antioxidante que el beta caroteno y 10 veces más efectivo inhibiendo el cáncer de hígado, piel y pulmón (siendo potenciado este efecto cuando se consume combinado junto con vitamina E y selenio). Pero presenta menos actividad provitamínica a su vez. Lo encontramos en la zanahoria y la calabaza.

El gamma caroteno posee actividad de vitamina A, aunque inferior a la de los carotenos alfa y beta. Los estudios preliminares demuestran una actividad antioxidante del gamma caroteno, aunque menor que los demás carotenos. Se obtiene de las algas.

El licopeno miembro de la familia de los carotenoides (es un caroteno no pro-vitamínico), se encuentra principalmente en el tomate y sus derivados (salsas, purés, etc.), pimiento rojo, pomelo rosado y sandía. El licopeno es aún más potente como antioxidante y antimutagénico que el alfa-caroteno. No tiene actividad pro-vitamina A, pero tiene una actividad "quencher” dos veces más potente que el B-caroteno. El licopeno es el mejor antioxidante para "quenching" de los radicales libres del oxígeno singlete. Literalmente "quenching" significa apagar.

Se presentan altos niveles de licopeno en las glándulas adrenales, donde su protección contra el daño por los radicales libres puede prevenir enfermedades graves, particularmente aquellas causadas por el oxígeno singlete. En la glándula prostática se encuentran también concentraciones muy elevadas, pero que disminuyen con la edad. Los estudios demuestran que las personas con niveles más elevados de licopeno en la próstata, manifiestan un menor nivel de riesgo de mutación en las células prostáticas. Posee efecto protector en: cáncer de próstata, neo de pancreas y del tracto digestivo. También disminuyen las concentraciones de licopeno en pacientes con VIH, enfermedades inflamatorias e hiperlipidemia.

La criptoxantina puede ser altamente protectora en los tejidos pulmonar, vaginal, uterino y cervical. Se encuentra en papaya, mandarina, mango, naranja, zumo de anacardos, nectarina y melocotón.

La luteína previene la degeneración del cristalino. Es un miembro de la familia de los carotenoides que encontramos en vegetales como las espinacas, guisantes, col rizada, maíz y flores de caléndula. Al principio no interesó a los investigadores debido a que no se podía transformar en vitamina A como el beta caroteno, pero actualmente se sabe que es un potente antioxidante que protege del daño de los radicales libres producidos por la exposición a los rayos U.V.

El 20% de la población mayor de 65 años sufre degeneración del cristalino, estando dicho riesgo aumentado en un 500% entre mujeres postmenopaúsicas. Se cree que la exposición constante a rayos U.V. del sol puede ser la causa, debido a que fomentan la producción de radicales libres. Se sabe que existe una alta concentración de luteína en el cristalino, lo que indujo a los investigadores a plantearse si este carotenoide aportado externamente pudiese mejorar la concentración de luteína en el ojo. Resulta muy adecuada para mantener saludable el cristalino combinada con zinc y zeaxantina.

La zeaxantina participa en la inhibición de la transformación neoplásica celular y es muy importante para mantener la salud ocular junto con la luteína. La encontramos en e maíz, espinacas, calabaza, tomate, perejil, puerro, col, calabaza, apio y flores de caléndula.

La capsantina es un importante neutralizador de radicales libres (antioxidante). Es uno de los carotenoides más potentes en la neutralización del oxígeno singlete. Se obtiene de los extractos de pimiento capsicum (no es lo mismo el carotenoide capsantina que el principio activo capsaicina también obtenido del Capsicum frutescens).

La astaxantina proviene de microalgas, posee 500 veces la potencia antioxidante de la vitamina E y 10 veces la del beta caroteno. Los estudios han demostrado un significativo efecto protector de la astaxantina en la prevención del daño al sistema visual. Estos estudios sugieren un papel para los carotenoides como la astaxantina en la prevención de las cataratas y la degeneración macular (es la razón más frecuente de pérdida visual en los mayores de 55 años). Ha demostrado in vitro propiedades estabilizadoras de la membrana y también capacidad para modificar la respuesta inmune a las agresiones físicas como la actividad física intensa. Protege a la piel frente al daño producido por la radiación ultravioleta, demostrando una mayor eficacia que el beta caroteno y la luteína. También protege contra las mutaciones inducidas por químicos. Aumenta la producción del HDL-colesterol. Potencia el sistema inmune y el metabolismo energético. Posee capacidad para actuar como un antioxidante hidro y liposoluble. Además es capaz de reciclar a otros carotenoides, a las vitamina C y E, y al glutatión.

Inicio

Limonoides
Esta subclase de terpenos (monoterpenos), que se hallan en las pieles de frutas cítricas, parece que están específicamente dirigidos a proteger el tejido pulmonar. En un estudio realizado con un extracto estandarizado de d-limoneno, alfa-pineno y cineol (eucalipto¡), se comprobó que este preparado resultaba altamente efectivo para eliminar el moco que causaba congestión en los pulmones de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El suplemento fue bien tolerado y redució la necesidad de antibióticos, la frecuencia y la intensidad de las bronquitis agudas, así como la tos y la expectoración.

Asimismo el D-limoneno, que se encuentra de forma natural en los cítricos, inhibe la producción de enzimas productoras de mutágenos en el hígado. En estudios realizados en animales, los resultados sugieren que la actividad quimioterapéutica de los limonoides puede atribuirse a la inducción de las enzimas de desintoxicación de la Fase I y II en el hígado.

Inicio

Clorofila
Pigmento fotosintético verde con cuatro anillos pirrólicos formando un macrociclo y que contiene el catión magnesio. En realidad existen diversos tipos de clorofilas, aunque todos absorben la energía luminosa para convertirla en energía química en la fotosíntesis. Entre sus componentes destaca el fitol que es un diterpeno.

En un estudio se le suministró clorofila a animales de laboratorio. En ellos se detectó una reducción en la absorción de tres compuestos cancerígenos incluidos en la dieta: Aminas heterocíclicas (halladas en carnes de músculo cocinadas), hidrocarburos poli cíclicos (hallados en alimentos ahumados y cocinados a la parrilla), y aflatoxina (un moho del cacahuete). En esa prueba, la clorofila formó compuestos complejos con los cancerígenos mientras recorrían el tracto digestivo, limitando su biodisponibilidad. La clorofila ha sido utilizada también para reducir olores corporales, fecales y urinarios en pacientes geriátricos. Se ha demostrado que la clorofila mata ciertas bacterias patógenas y causantes de mal olor en el tracto digestivo.
Aumenta también la tasa de reparación de los tejidos dañados, factor que ha de tenerse en cuenta para el tratamiento de úlceras o irritación digestiva. Hay que señalar que las acciones reparadoras y bactericidas de la clorofila dependen del contacto físico de ésta con la zona dañada. Puesto que la clorofila natural es liposoluble, los efectos reparadores y bactericidas no pueden ser aplicados al colon, puesto que éste se encuentra más allá del lugar donde la clorofila es absorbida. Debido a que la clorofila es muy similar a la hemoglobina, la diferencia reside en que la hemoglobina contiene hierro mientras que la clorofila contiene magnesio, se le suponen propiedades terapéuticas como reconstituyente sanguíneo.

Sus principales fuentes son: Clorella, alga azul-verde del lago Klamath superior (Aphanizomenon flos-aquae), espirulina, así como los cereales cebada, trigo, alfalfa y kamut (todos ellos son comúnmente denominados suplementos "verdes"). Todos ellos son además ricos en vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas.

Inicio

Saponinas
Dentro de ellas las más abundantes son las saponinas triterpénicas. Se encuentran principalmente en las legumbres, encontrándose las mayores concentraciones en las habas de la soja. Estudios recientes sugieren que las saponinas poseen capacidad para reducir el colesterol, propiedades anticancerígenas e inmunoestimuladoras. Las propiedades anticancerígenas de las saponinas parecen deberse al resultado de sus efectos antioxidantes, inmunomoduladores y reguladores de la proliferación celular.

Inicio

Fitosteroles
Los terpenos son precursores de los fitosteroles que son componentes de las membranas celulares y de los cloroplastos. Los esteroles se encuentran en la mayoría de las especies vegetales: brécol, col, pepino, patata, ñame, tomate, berenjena, soja (contiene los fitosteroles beta-sitosterol y estigmasterol), calabaza, granos integrales y pimiento.

Los fitosteroles han demostrado capacidad para bloquear la absorción del colesterol (con el que se hallan estructuralmente relacionados) y facilitar su excreción del cuerpo. Reducen tanto el colesterol total como el LDL-colesterol. Inhiben la absorción del colesterol dietético así como del producido endógenamente. Se acepta que existen dos posibles mecanismos que pueden provocar esta inhibición:

  • La co-precipitación del colesterol y de los fitosteroles (favoreciendo la eliminación al dificultar la solubilización).
  • La competencia por el espacio en las micelas (lo cual limita la capacidad de transporte y por lo tanto se reduce la absorción de colesterol en el intestino).

Se calcula que se requiere un total de 1 gramo al día de fitosteroles para tener un efecto reductor del colesterol. Otras investigaciones han revelado que los fitosteroles bloquean el desarrollo de tumores en el colon, mama y próstata. Los mecanismos por los que esto ocurre no se comprenden bien, pero sabemos que los fitosteroles parece que alteran el transporte en la membrana celular durante el crecimiento del tumor y reducen la inflamación.

La semilla de calabaza (Cucurbita pepo) es rica en fitosteroles, oligoelementos tales como zinc y también en ácidos grasos esenciales. Se utiliza en el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna. Ha demostrado mejorar el flujo urinario y reducir la frecuencia urinaria excesiva en los varones que tienen una próstata agrandada. Puede interferir con la unión celular de la dihidrotestosterona (DHT).

Asimismo los hongos utilizados como alimento y como medicina en Asia desde tiempos inmemoriables (p.e. Reishi), poseen fitosteroles entre sus principios activos que aportarán, entre otros beneficios, la reducción del colesterol total (otros beneficios se estudiarán más detalladamente en el apartado dedicado a los polisacáridos).

Inicio

Ubiquinona o Coenzima Q10 (CoQ10)
Las ubiquinonas son también derivados isoprenoides que actúan como transportadores de electrones. La CoQ10 es un politerpeno que se puede encontrar en los cacahuetes, las espinacas, los cereales y las judías. Los isoprenoides neutralizan los radicales libres de una forma única. Tienen una cadena lateral larga de carbono que utilizan para anclarse a las membranas lipídicas. Cualquier radical libre que intente adherirse a las membranas lipídicas (grasa) es rápidamente capturado y pasado a otros antioxidantes.

La CoQ10 o ubiquinona es transportada por las lipoproteínas en la circulación, predominantemente en su forma reducida, ubiquinol. En las lipoproteínas plasmáticas, el ubiquinol se comporta como agente antioxidante que actúa sinérgicamente con la vitamina E, al reducir el nivel oxidativo de los ácidos grasos transportados en las lipoproteínas. En estos procesos, el ubiquinol se oxida y se convierte en ubiquinona. Estos resultados señalan que la CoQ10 posee una potente acción antioxidante in vivo.

Además la CoQ10 está implicada en la fabricación de ATP (ayuda a crear al menos tres de las enzimas que la célula utiliza para fabricarlo), y por lo tanto es esencial en la producción de energía dentro de los centros de energía de las células, las mitocondrias. Los niveles están reducidos en los individuos con enfermedad cardiovascular (para funcionar óptimamente, el músculo cardíaco necesita niveles elevados y constantes de ATP). Las experiencias con la CoQ10 han revelado las bondades de esta molécula en los casos de insuficiencia cardiaca, ayuda a aliviar la angina y contribuye a regular la presión arterial.


 

Ir a www.casapia.comIr un paso atrás
 

Inicio Informaciones Dietética, Colabora con nosotros, Galería Fotográfica, Videos de paisajes y temas naturales, Foros de debate sobre Salud Natural,
Plantas medicinales, Flores de Bach o Elixires Florales, Complementos dietéticos, Alimentación Natural, Cosmética Natural, Remedios Naturales, Vitaminas, Minerales.

 


Webs y empresas que colaboran en el mantenimiento de esta página:
www.centrosnaturales.com :: www.saludyturismorural.es :: www.midietetica.com :: www.dieteticaonline.es