Orégano
(Ornigarum vulgare)

Descripción
El orégano es una planta vivaz, aromática, que forma parte de aquella nutrida relación de plantas que cuentan con un lugar destacado en la cocina; es originaria de la cuenca mediterránea, Oriente Medio y Arabia, y crece principalmente en las colinas secas y soleadas. En España se la puede encontrar entre las matas y linderos de los bosques de todo el norte; a veces constituye el ornamento más vivo de nuestros montes, como puede deducirse por su etimología, "oros", que significa montaña, y "ganos", que quiere decir adorno. Es una planta que despide un buen aroma cuando se restriegan las hojas con los dedos y resulta esencial como condimento de carnes, pescados, pastas y, cómo no, de una buena pizza.

Aplicación
El componente principal que nos interesa es la esencia de orégano, muy rica en timol, carvacrol y terpineol; esta esencia es de color amarillo limón y se encuentra en cantidades variables, entre el 0,14 y el 0,45 %. Actúa como tónico general, digestivo, espasmolítico, expectorante, carminativo y, además, posee importantes propiedades antisépticas. Por contar con todas estas propiedades, está especialmente indicado en problemas de inapetencia, digestiones lentas, espasmos gastrointestinales, tos irritativa, asma, enfisema, dolores reumáticos, heridas, úlceras y micosis cutáneas.
Los naturalistas antiguos consideraban el orégano bueno para los nervios, la retención de orina, traumatismos, obstrucción de las vías respiratorias y enfermedades oculares. San Alberto Magno, que tenía esta planta en gran aprecio, también la utilizaba para trastornos de riñón, hígado, pulmón y bazo.
Evidentemente, hay que destacar asimismo el importante papel que juega esta hermosa planta en nuestra cocina tradicional, como condimento de guisos a los que da un sabor y aroma exquisitos. También se utiliza mucho en el adobo de aceitunas, junto con otras hierbas.
Por último, podemos añadir que tiene aplicaciones en cosmética: en el baño resulta un excelente tónico y desodorante; una infusión de orégano de 50 g en un litro de agua resulta muy eficaz para mantener la piel tersa y fresca.

Administración.
.- Infusión. Una cucharada de hierba ya seca por cada taza de infusión; tomar tres tazas al día.
.- Extracto fluido. De 30 a 50 gotas tres veces al día.
.- Extracto seco. Se puede encontrar el extracto seco de esta planta en cápsulas (entre 50 y 200 mg de planta por cápsula); se pueden tomar tres cápsulas diarias.
.- Decocción. Muy eficaz contra el asma. Se hierven en un litro de agua 30 g de sumidades floridas, se edulcora y se bebe en pequeños vasitos.
.- Fricciones. 5 g de esencia de orégano en 95 g de alcohol de romero.
Pero hay que advertir que la esencia de orégano en grandes cantidades puede resultar tóxica, por lo que se recomienda tomarla bajo supervisión médica.

Floración
El orégano florece en verano, entre julio y agosto. La recolección de las sumidades floridas se realiza al inicio de la floración; una vez cortadas, se ponen a secar en finas capas a la sombra, o colgadas en manojos en lugar ventilado. Cuando están secas desprenden un perfume aromático y su sabor es amargo.

Ir al menú de los minerales