VITAMINA C

La vitamina C es una vitamina antioxidante esencial para la salud corporal y es especialmente importante para mantener una piel sana. También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es hidrosoluble.
Contrariamente a la mayoría de los animales, los humanos no pueden producir su propia vitamina C. Al participar la vitamina C en mas de 300 funciones corporales, la vida misma depende de su reposición diaria. Su función prioritaria es el mantenimiento del colágeno, una proteína necesaria para la formación de la piel, los ligamentos, los huesos y los dientes, y para el fortalecimiento de las paredes de los vasos sanguíneos. Altas cantidades de vitamina C son esenciales para el metabolismo de los leucocitos, los cuales son componentes vitales de sistema inmune. Además, la vitamina C juega un papel importante en la absorción del hierro, necesario para la formación de los glóbulos rojos en la sangre. También actúa en la utilización del ácido fólico, una de las vitaminas del complejo B.
Acontece que la mayor parte de la vitamina C de la dieta es destruida durante la preparación de los alimentos, más que cualquier otro nutriente, y que el cuerpo no almacena la vitamina C y tiende a expulsar las cantidades exvendentes.

Existen distintas formas de presentación de la vitamina C:

· Ácido ascórbico: es una forma de vitamina C cuyo pH es de 2.1 a 2.6. en altas dosis puede ocasionar molestias tales como irritación digestiva y diarrea e incluso aumentar la formación de cálculos renales en personas con tendencia a dicha patología.
· Ascorbato cálcico: tiene un carácter ácido (pH de 5 a 7), pero está suavizado por la presencia de calcio.
· Ester_C: consiste en la precipitación del ascorbato cálcico sin utilizar disolventes como la acetona o el alcohol. El método de extracción utilizado se basa en el uso de agua depurada, a través de la cual se obtienen una serie de matabolitos (ácido L-treónico, ácido L-lixónico y ácido
L-xilónico), que son sustancias bioquímicamente iguales a las sustancias producida por nuestro propio organismo como resultado del procesamiento hepático de la vitamina C ingerida. Se ha demostrado que dichos metabolitos son la clave para aumentar los niveles de vitamina C en la sangre y en los tejidos. Asimismo, se ha detectado que el nivel de ácido ascórbico en los leucocitos es cuatro veces mayor con la suplementación con el Ester-C que cuando se ingiere la vitamina C ácida. Además el Ester-C tiene un pH de 7, es rápido y que su permanencia en el organismo sea el doble que la del ácido ascórbico ya que es excretado de forma más lenta.

 

Ir al menú de las vitaminas